En el anterior artículo vimos las opciones de financiación que considero más adecuadas para una startup, cuando esta actúa mediante bootstrapping. Hoy veremos otras posibilidades cuando necesitamos obtener financiación para afrontar un reto (o desafío) al que no podríamos acceder sin ayuda financiera externa. Vamos a hablar de subvenciones, prestamos bancarios y business angels.
  1. Subvenciones. Existen multitud de elementos subvencionables en una startup y depende del momento o de lo que necesitamos debemos dirigirnos a una convocatoria u otra:

    Estas forma de financiación normalmente requiere la presentación del proyecto a un concurso competitivo con la administración pública y por tanto cada tipo de subvención tendrá sus propios requisitos. En este sentido, no hay una “formula mágica” para asegurar la concesión de la subvención, aunque como lineas generales las que se indican en este artículo me parecen bastante coherentes.
  2. Productos financieros. Aquí hay toda una amalgama de productos y opciones que pueden resultar interesante conocer según la situación. Normalmente se accederá a ellos para atender necesidades puntuales y son los siguientes:
    • Póliza de crédito: Se trata de una cantidad en una cuenta corriente a disposición de la empresa que lo solicita. Las entidades que conceden este producto impondrán las condiciones del mismo, pero con carácter general funcionan cobrando los conceptos que se indican aquí.
    • Leasing: se trata del alquiler de una serie de activos para su uso a una sociedad de este tipo. Este tipo de financiación tiene una serie de ventajas respecto a la compra:
      1. Las cuotas computan como un gasto por lo que son deducibles de lo que se paga a la SS.
      2. Permite financiar totalmente el bien, no es necesario un desembolso inicial.
      3. Al final del periodo contratado sueles tener la opción de compra del bien por un valor residual.

      Evidentemente si es un bien fundamental para el desarrollo de la actividad, la amortización completa del mismo es mucho más cara que la opción de compra.

    • Renting: básicamente es lo mismo que el anterior, con la diferencia de que el mantenimiento del bien corre a cargo del arrendador.
    • Factoring y confirming. Son productos para la gestión del cobro a deudores y el pago a proveedores respectivamente.

     

  3. Bussiness Angels. Se trata de personas con amplia experiencia en algún sector, con recursos económicos, sin aversión al riesgo y con ganas de invertir en proyectos que les puedan suponer un retorno de la inversión muy superior al que se puede conseguir con los productos bancarios tradicionales. Una de las cosas más importantes que deberíamos considerar al acudir a este tipo de financiación es que estas personas no sólo pueden aportar dinero, sino que en muchas ocasiones desean integrarse en el equipo de trabajo del emprendedor y esto, si se trata de la persona adecuada, puede ser muy bueno para el proyecto. Sobre como presentar ante este tipo de gente os recomiendo esta guía y como el movimiento se demuestra andando, he preparado una pequeña presentación que condensa todos estos elementos aplicados a Calipso Studios (tiene sonido, pero al parecer se escucha un poco bajo o sea que subid el volumen). Como estoy seguro que algunos me vais a preguntar como la he realizado es un prezi.
Bueno

Y esto es todo por esta semana. Como siempre os animo discutir y preguntarme aquello sobre lo que tengáis más interés, además de compartir esta entrada con quienes creáis que les puede resultar útil o interesante. Salvo que tengáis alguna sugerencia, la semana que viene hablaré de la organización para la gestión de proyectos y el método de trabajo que estoy afinando en Calipso.