Allá muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo más de tierra,
que yo tengo aquí por mío
cuanto abarca el mar bravío
a quien nadie impuso leyes
Estas últimas semanas han sido intensas y del proceso estamos sacando datos y mejoras. El momento de escribir en este blog es siempre un placer y hoy el tema tiene relación con algunos cambios importantes que veréis en un futuro próximo en la web de Calipso Studios
La web sería distinta si no existieran los buscadores y probablemente no tendría tanta repercusión. La frase: “si no apareces en las primeras posiciones del ranking de búsqueda de Google no existes” se escucha habitualmente y denota la importancia que ha adquirido este buscador que barre literalmente al resto a nivel mundial (salvo en China que existe Baidu).

En ese ancho mar azul se libran batallas extraordinarias por aparecer en ese ranking de las 5 primeras posiciones de búsqueda. Pero, ¿cuales son las armas? La respuesta es el marketing web, compuesto por SEM, “white hat SEO” y el lado oscuro de la fuerza de las técnicas “black hat SEO“.

  • SEM (Search Engine Marketing): el uso habitual de estas siglas se refiere al pago a un proveedor de servicios (bien de búsqueda u otros) por asociar una serie de términos con una URL. El precio final que se paga por esta asociación sigue algún criterio o modelo de pago, como el de pagar por cada vez que el usuario pincha en el enlace (Coste Por Click) de una búsqueda promocionada. El SEM también es SEO (Search Engine Optimization), sólo que en este término se engloban la “compra de visibilidad” mientras que SEO se suele utilizar para las técnicas que obtienen esta de manera natural sin necesidad de promocionar la búsqueda. Herramientas para esto: la sempiterna Google adWords.
  • White Hat SEO (o simplemente SEO): Se trata de crear contenidos originales y de calidad que sean útiles a la gente que busca esa temática. Los motores de búsqueda tienen en cuenta que dichos sitios sigan ciertas normas en su etiquetado HTML y en el texto, como por ejemplo el empleo de etiquetas para marcar distintos niveles y secciones, o que el documento tenga una densidad de keywords  (palabras clave que marcan la temática del contenido) entre un 6 – 10 %.
  • Black Hat SEO: estas son técnicas marcadas como poco éticas para conseguir elevar de forma artificial el posicionamiento de la web sin necesidad de crear contenidos de calidad ni de interés para los usuarios, p.e.: en las primeras versiones del motor de búsqueda de Google se creaban páginas con textos ocultos que elevaban la densidad de keywords del documento mediante repetición de palabras y que no tenían nada que ver con lo que se presentaba al usuario. Actualmente el uso de estas técnicas están bastante controladas y si un buscador te pilla utilizándolas puede penalizar al dominio hasta que este desaparezca de los resultados de búsqueda.

Estas son, en resumen y en general las acciones que podemos realizar para presentarnos y hacer conocidos nuestros productos en la web. Sin embargo, si quieres llegar a algún sitio con el marketing web debes emplear un enfoque integral para el mismo, de manera que enlaces los objetivos estratégicos que tienes con la finalidad del marketing y eso requiere cierto trabajo previo antes de ponerse a hacer cualquier tipo de acción. La semana pasada hablamos de planificación estratégica y de como se podía emplear un CMI para integrar todos los tipos de objetivos que planteamos en una startup. Siguiendo ese modelo, si pretendemos realizar marketing sobre cualquier tipo de producto hay que pensar en lo siguiente:

  • Identificar al target del producto. Tener un perfil de la gente a la que diriges el producto: edad, gustos, aficiones, tipo de lenguaje.
  • Plantear los objetivos del marketing (con sus KPI), en consonancia con el resto del CMI. Por ejemplo no podemos plantearnos una campaña de SEM que supere los recursos financieros destinados a la misma.
  • Identificar los sitios relevantes en donde realizar las acciones de marketing. Habitualmente será donde se encuentre o que llegue al target del producto, p.e. foros, redes sociales, revistas especializadas.
  • Pensar las acciones a realizar para cumplir con dichos objetivos y el formato en que se realizan dichas acciones.
  • Ejecutar/Medir/Corregir/Iterar.

En las próximas entradas describiremos más a fondo cada tipo de técnica del proceso de marketing web y posteriormente veremos un ejemplo que lo une todo.

Por cierto, ¿sabéis a qué autor y poema pertenecen los versos con los que comencé esta entrada? 😉